Aida

Teatro Mariinsky

Mi esposa y yo fuimos a un concierto en el Concert Hall del Teatro Mariinsky y luego fuimos a cenar con el Maestro Gergiev. Recuerdo que mirábamos un partido de fútbol donde jugaba la selección española, mientras tirábamos ideas para la Segunda Estación del Concert Hall y el maestro nos invitó a crear algo juntos. Yo estaba muy interesado y propuse tomar una producción monumental, como Aida de Verdi, para transformarla en algo íntimo, una interpretación que sorprenda. Le dije al Maestro que desde mi visón Aida es una ópera llena de momentos de profunda intimidad. Así empezamos a soñar esta versión. Me interesa el aspecto humano de la tragedia de Aida. Hay poco gente verdaderamente lúcida, la mayoría de nosotros no logra pensar con claridad, estallamos en un instante.

Aida es una ópera muy personal donde los personajes son víctimas de sus propias acciones. Cada uno está pronto para gritar “guerra, guerra” pero nadie piensa y nadie busca otras soluciones. No estamos hechos de agua sino de combustible, inflamamos en cualquier momento. Espero que en esta producción de Aida podamos recrear el realismo de esta locura que nos habita.

Esta producción es mi idea sobre cómo el mundo se ha vuelto locos desde hace tiempo y siempre se está volviendo loco. Es también una contemplación sobre la belleza y su efecto sobre la gente; sobre cómo se puede cambiar el mundo también cantando. Y sobre cuál es rol que puede jugar el arte en ese cambio para mejorar el mundo.

Daniele Finzi Pasca, June 2011

 
Música de Giuseppe Verdi
Libreto de Antonio Ghislanzoni
Director de orquesta: Valery Gergiev
Puesta en escena: Daniele Finzi Pasca
Concepción creativa: Daniele Finzi Pasca e Julie Hamelin
Escenografía: Jean Rabasse
Iluminación: Daniele Finzi Pasca e Alexis Bowles
Diseño de Video: Roberto Vitalini, BASHIBA
Vestuario: Giovanna Buzzi
Accesorios: Hugo Gargiulo
Maquillaje: Chiqui Barbé

Preparación musical: Irina Soboleva
Maestro del coro: Andrei Petrenko